Monday Jul 15, 2024

Envases Flexibles Mataderos, una historia de recuperación fabril con proyección a futuro

Por Agencia ANSOL.- Luego de más de medio siglo de producción, la empresa Envases Alvher de Buenos Aires había sido comprada en 2004 por otra empresa chilena, Edelpa, que la vació en tan solo un par años, con una venta fraudulenta en el medio. Para 2008, varias plantas estaban cerradas y 250 familias en la calle. Fue en 2009 cuando las y los trabajadores se organizaron y conformaron la cooperativa, que fue la herramienta para conformar lo que hoy es Envases Flexibles Mataderos.

De los 400 trabajadores que eran originalmente, 210 quisieron seguir con la cooperativa y se hicieron cargo de dos plantas que quedaron en Buenos Aires y funcionan activamente; una en La Matanza y la principal en Mataderos. Se dedican a fabricar envases y desarrollar su gráfica a nivel nacional, con clientes reconocidos como SanCor, Bonafide y Menoyo, entre otros. Cuentan con distribución en todo el territorio nacional.

“Tenemos nuestros altos y bajos y seguimos luchando. Sufrimos golpes duros durante la pandemia, también durante el macrismo con los tarifazos energéticos y un montón de otras cosas por las que muchos compañeros tuvieron que buscar otro trabajo. No podíamos con los retiros, lo que le pasó a la mayoría de las cooperativas. Fueron momentos muy duros”,

Jorge Oblewicz, síndico de la cooperativa.

Luego de esa crisis casi terminal, la cooperativa sigue en pie con 60 trabajadores. Pueden seguir con su producción con máquinas de más de 20 años que lograron modernizar a partir de la computarización. En ese sentido, una ayuda importante para realizar las renovaciones tecnológicas fue el acceso al Programa de Reactivación y Desarrollo Productivo (REDECO), en diciembre del año pasado.

Hacia adelante

La cooperativa obtuvo un financiamiento de $ 27.000.000 que, como amplió el síndico de la cooperativa, sirvió para comprar “un Clark 0km, que sirve para levantar los pallets y unos equipos de frío que ya estaban obsoletos”.

Además, Oblewicz agregó que gracias al programa “se invirtió en unas placas para una impresora”, que es la parte electrónica utilizada para realizar las gráficas, las cuales ya se encontraban en mal estado y precisaban un recambio.

A partir de estas actualizaciones, la cooperativa realiza tareas de huecograbado y flexograbado, graban cilindros y fabrican su propia materia prima: en la planta de San Justo, se fabrica el polietileno y en la de Mataderos, “se centraliza todo el movimiento: se imprime, se lamina, se corta e inclusive está toda la parte de financiera de la cooperativa”, explicó el síndico de Envases Flexibles Mataderos.

Tras recordar sus inicios a través de la lucha y de salir “a tocar los bombos a la calle” para llegar al Gobierno, la inauguración de la planta contó con la presencia de la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Además, tuvieron la instrucción acerca de manejo empresarial en la planta por parte de Guillermo Moreno. Ahora, toca pensar en la proyección a futuro.

Recambio generacional

Los trabajadores en su mayoría ya están en edad de jubilación, por lo que buscan un recambio generacional: “Antiguamente, trabajaban mujeres y hoy volvimos a eso, tenemos 5 chicas en la parte administrativa, estamos también tratando de armar un recambio: ya hablamos con el Sindicato de Gráficos y estamos armando una escuela de formación que va a salir en marzo”, adelantó Jorge Oblewicz.

La actividad principal de la empresa es la gráfica y la producción de envases flexibles. Abarca el arte o diseño del envase, elaboración de film de polietileno, preparación y grabado de cilindros de huecograbado, impresión en huecograbado y Flexografía, procesos de laminación, coating, metalizado y gofrado de los envases, corte y fraccionamiento de bobinas de envases flexibles.

Una historia de vaciamiento, de lucha, de resistencia y, sobre todo, de trabajo autogestionado es la que contiene a una empresa que ya es símbolo de las empresas recuperada del país.

autogestion_admin

Ir arriba