DESALOJARON LA RECUPERADA ACOPLADOS DEL OESTE

*Por Andrés Ruggeri, en La tecl@ Ñ

Un despliegue de 600 policías bonaerenses rodeó a las 6 de la mañana del viernes 3 de marzo la planta de la ex Petinari, una fábrica de acoplados en el partido de Merlo que estaba en proceso de recuperación a cargo de la cooperativa Acoplados Del Oeste (ADO), formada por 120 de sus obreros. Los pocos que estaban a esa hora no habían sido avisados por ninguna cédula de desalojo, que sí conocían las autoridades provinciales y municipales, enviada por un ignoto juez de garantías de Morón, Ricardo Fraga. Junto con la policía entraron los ex patrones, que no tuvieron ningún castigo por vaciar la empresa durante años y acumular deudas con los obreros por $60 millones, hasta que estos se cansaron y ocuparon la planta dos años atrás. La causa penal por usurpación decretó el desalojo, con notable noción del tiempo, cuando ya estaba por sancionarse la quiebra de la empresa, lo que hubiera evitado que los vaciadores volvieran.
Los obreros ahora están acampados en la puerta, para evitar que desarmen su fuente de trabajo y entrar a una nueva etapa de su lucha.
Un par de días antes, los trabajadores del Hotel Bauen Cooperativa de Trabajo habían recibido (a diferencia de los de ADO) la orden de desalojo que envió la jueza comercial Paula Hualde, en la que se les da plazo para devolver el hotel a los patrones que lo abandonaron hace 15 años –y que ahora se presentan bajo el sello de la empresa Mercoteles– hasta el 14 de abril. Como los trabajadores, lógicamente, anunciaron que no piensan ceder y rifar sus puestos de trabajo y el esfuerzo de más de una década para levantar un hotel destruido y vaciado, el escenario se presenta riesgosamente parecido al de ADO. La cooperativa está en plena campaña para lograr que el Congreso ratifique la expropiación vetada por Macr