La Casona abrió un nuevo local en Lanús

En tiempos de caída del consumo, achicamiento del mercado interno y despidos masivos, hay quienes logran ir contracorriente. Son los trabajadores autogestionados de la pizzería recuperada La Casona, que en pocos días se anotaron dos resonantes logros. Cuando los establecimientos gastronómicos cierran por centenares, se animaron a abrir un nuevo local en Iberlucea e Yrigoyen, a dos cuadras de la estación de Lanús, mientras tenían pendiente una sentencia de desalojo sobre el lugar originario en pleno microcentro de Buenos Aires, en Corrientes y Maipú. Pocos días después de abrirlo, llegó la noticia del rechazo del desalojo por la Cámara de Apelaciones, lo que consolidó a la cooperativa y demostró una vez más su lema: la autogestión dignifica.