EL MERCADO Y LA ECONOMÍA DE LA AUTOGESTIÓN

(Presentación de la nota que salió en el número 1, El mercado son los padres)

*Por Andrés Ruggeri

Las políticas económicas desplegadas en la Argen­tina de Mauricio Macri ponen a todas las expresiones de la economía de los trabaja­dores en una situación cualita­tivamente diferente a la de los últimos años. Al retirar al Estado de su pa­pel de intervención económica y reducir ese rol a asegurar las condiciones para la “libre competencia”, capi­talistas y trabajadores, deben sobrevivir con las reglas del mercado. Y, como es lógico, son las grandes corporaciones transnacionales y los grupos económicos más poderosos los que salen ganando.

La novedad del giro que aplica Cambiemos a esta nueva etapa neoliberal es que ya no solo di­rige el discurso de la ineficien­cia contra el Estado y lo públi­co, sino contra la alternativa solidaria y autogestionada, in­cluso contra el cooperativismo en un sentido genérico. Para ellos, las cooperativas pueden ser loables emprendimientos, siempre y cuando logren de­mostrar su viabilidad y capaci­dad de competir en el merca­do. Es decir, si son viables, continuarán, si no, cerrarán. La otra cara es la promoción del emprendedorismo y, como novedad, la “economía cola­borativa”. El “emprendedor” es más un individuo que un co­lectivo, y se lo “incuba” para que aprenda las herramientas para desempeñarse con éxito en la jungla del mercado.

Pero, no debe olvidarse que los trabajadores de la autoges­tión, a lo largo del tiempo, han ido creando una idea de via­bilidad diferente, que no pasa por la acumulación de capital y la máxima rentabilidad, sino por la capacidad de dar tra­bajo digno a sus miembros y de crear cadenas de solidari­dad social. A estas empresas, el mercado más salvaje no las quiebra tan fácilmente.

(Visited 21 times, 1 visits today)